miércoles, 27 de julio de 2016

Laboratorio de lectura de ficción – Sábados de 16 a 18hs. En San Telmo


Los sábados a las 16hs. en San Telmo abrimos un grupo de entrenamiento en la lectura de ficción.

Leemos con atención, detectando técnicas de escritura, andamiajes, mecanismos de producción. 
Estudiamos la trama compositiva de cuentos, novelas y textos ficcionales en general.
Nos ejercitamos en el análisis de los elementos propios de la composición narrativa: narrador, personajes, tensión, descripciones, diálogos, articulaciones, ritmos, progresión.

Lo llamamos “laboratorio” porque se dará un encuentro directo y libre con las obras, en una dinámica experimental y creativa que requiere de la participación activa de los asistentes al taller.
Orientado a los lectores en general y a escritores en formación.


Veremos, entre otros autores:  Aurora Venturini, Felisberto Hernández, Manuel Puig, Copi, Silvina Ocampo, Jorge Luis Borges, Antonio Di Benedetto, Elvira Orpheé, Juan José Saer, Sara Gallardo, Juan Rulfo, Armonía Somers, Fleur Jaeggy, Herta Muller, Flannery O’Connor, Truman Capote, J.D. Salinger, Kafka, Selección de autores contemporáneos argentinos.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Viaje a un nuevo realismo de la conciencia

Viaje a un nuevo realismo de la conciencia

 
Entrevista a Mariana Docampo sobre su novela “Tratado del movimiento”. “Hace tiempo ya que las formas lineales o ‘continuas’ de narrar no me satisfacen. Siento que estos modos me resultan precarios”, sostiene la autora.

Augusto Munaro Especial para Cultura


Internet en relación a los nuevos dispositivos de escritura, surgidos a partir de tecnologías digitales, ha permitido a la escritora Mariana Docampo con su “Tratado del movimiento” (Bajo La Luna) alcanzar un nuevo ordenamiento de la realidad, tensionando y cuestionando a través de cada página, los verdaderos fundamentos de la narratividad.
Tan fascinante como inclasificable, la novela despliega todo un sistema alternativo de representación y estructuración del pensamiento. 

-Como en tus libros precedentes, aquí, las coordenadas escriturarias dan lugar a la libertad formal y psíquica del narrador. Una mirada descentrada de lo “tradicional”. 

-Supongo que es una necesidad de probar con nuevos modos narrativos.  Hace tiempo ya que las formas lineales o “continuas” de narrar no me satisfacen. Siento que estos modos me resultan precarios para el tipo de inquietudes que tengo. Así que traté de ir por otro lado.  Creo que estoy atravesando una “crisis de narrador”

-Da la impresión que Tratado del movimiento es una novela muy pensada, que profundiza- continúa algunas cuestiones religiosas iniciadas con tu libro anterior, La Fe. 

-En realidad el Tratado no es una novela muy pensada.  La escribí relativamente rápido (menos de un año), y fui dejándome llevar por el narrador, por su lógica, sus razonamientos. No hubo planificación previa. Fue como un viaje y surgió de una manera espontánea. Pero a la vez es cierto, que es una continuación del proceso narrativo iniciado en La Fe, y en ese sentido, esta voz viene ejercitándose desde hace rato.

-A menudo se analizan videos en YouTube, se transcribe información extraída de Wikipedia. Puntualmente, ¿qué fue lo que te interesó investigar a la hora de operar con las herramientas discursivas de internet?

-Desde hace ya varios años se me volvió natural navegar en internet mientras escribo, mientras trabajo, mientras vivo. Excepto si realizo actividades puramente físicas (si bailo, por ejemplo), estoy “conectada” de manera intermitente a la web.
Si hago una pausa en la lectura o en la escritura, es probable que chequee mails, o que busque algún dato en Internet, o incluso me distraiga con un video de YouTube y de ahí salté a otra página.
Luego vuelvo al trabajo, y al rato corto, y vuelvo a entrar. No es algo que me guste particularmente o que busque hacer, simplemente sucede. Y además, como la web es una red de comunicaciones, también por esa vía me comunico muchas veces con mis amigos, les escribo un mail, o pongo un “me gusta” en alguno de sus comentarios de Facebook.
Así que en principio te diría que no hubo una voluntad de investigar algo específico al escribir mi libro sino que fue natural para mí trabajar con esos materiales, porque se han ido incorporando a mi vida cotidiana, y van transformando el modo de estructurar mi pensamiento, mi tiempo, mi manera de relacionarme y sin dudas, mi escritura.
En ese sentido, el modo del libro surgió de mi necesidad de expresar, pero también de explorar las transformaciones que experimento. Y a la vez, es cierto que trabajé de manera intencional con los temas y herramientas de Internet, el Tratado es para mí algo así como una “aventura cibernética”. Siento que podría colgar la novela a la web, activar los links, e incorporarla. Funciona en esa estructura.   

-Hay momentos en que el libro podría interpretarse como observaciones psicoanalíticas de un caso de paranoia. Sobre todo cuando se teoriza partiendo del supuesto que la realidad es simulacro, y por lo tanto, todo es ilusión. Nuestro lenguaje también. ¿Pensás que podría ser interpretado como el cuaderno de un enajenado?

-Sí, totalmente. No sólo el Tratado, también algunos cuentos de “La Fe”, mi libro anterior, están en esa nota, en ese borde entre la locura y la cordura.  Me interesa además, que se trate de la voz que narra y no de un personaje “dicho”, porque en ese sentido, implica un desafío para mí como escritora.
 Entrar en esta lógica, tan libre y a la vez cerrada, en la medida que el narrador del Tratado todo el tiempo pega saltos, se abisma, abre sentidos pero al mismo tiempo los cierra, llega rápidamente a conclusiones, enuncia “verdades”, de maneras, incluso, muy rimbombantes.
Este modo me permite avanzar en zonas que a mí me interesa explorar, en relación a la palabra, al concepto de “verdad”, a los discursos, y sería muy difícil para mí hacerlo de no usar una voz narrativa de estas características.
Aunque a la vez, el narrador de esta novela podría ser un enajenado, como vos decís. Pero a mi entender si fuera solo eso, la novela perdería interés, porque ¿qué importancia tendría lo que dice? A los locos se los encierra, se los medica o se los piensa, pero no se los considera interlocutores válidos.
Y en el caso del Tratado, lo único que tenemos es su voz, lo que él o ella dice, su modo de razonar y de concebir el mundo, y que está como un poco “corrido”, pero a la vez, algunas cosas que dice no son tan “locas”. O al menos no lo son para mí.   

-Mariana, ¿las formas de narrar te resultan más atrayentes que el entramado en sí que puede ofrecer una historia?

-Sí, por supuesto. 

-¿Por qué?

-Si un libro no está bien escrito, si no hay una búsqueda formal, algo que estimule mi placer estético más allá de la historia en sí que se cuenta, pierdo el interés de manera instantánea. Pero en relación a los libros que escribí (excepto el primero) me interesó siempre poner en cuestión los modos de narrar, y el relato como instancia acabada. Y creo que es algo que desde chica ejercité.
Tengo un largo entrenamiento en detectar las fisuras de los discursos, algo así como una hendija fina por donde podés ver algo de lo que está detrás, y tal vez eso que está detrás sea exactamente lo opuesto de lo que muestra quien te habla, y lo que es peor, por supuesto, tal vez no sea opuesto, sino simplemente diferente (eso es aún más inquietante porque no hay posibilidades de traducción).
Entonces, para mí la palabra tiene un signo doble. Por un lado te permite explorar, adentrarte, decir, y por el otro, “tapa” o incluso anula posibilidades.  Por eso, si me das a leer un texto monolítico, unidireccional, no solo me aburro, sino que me resulta muy angustiante.
Así que siempre busco la flexibilidad en las ideas y en los modos en que éstas se expresan. Pienso además que los discursos políticos, los escolares, los científicos, los religiosos (en su exposición dogmática), los de los medios de comunicación, incluso el académico, tienen esta pretensión de mostrar (desde su formulación) un mundo acabado, completo, y ocultan o niegan sus contradicciones, y en esa corriente de voces estamos inmersos. Hoy por hoy hay una multiplicación de discursos, y eso vuelve todo muy agobiante. Por eso para mí la literatura es un lugar de resistencia.

-¿Compartís alguna filiación literaria con escritores contemporáneos?

-Creo que mi narrativa guarda muchos puntos en común con la obra ensayística de Vanesa Guerra, me refiero a ideas y enfoques, imaginarios compartidos.
También podría nombrarte narradoras y poetas que si bien tienen propuestas estéticas muy distintas a la mía, me interesan y cuya producción sigo: Mercedes Araujo, Paula Jiménez, Carolina Esses. Todas autoras de la editorial Bajo La Luna.  

-Refiriéndonos siempre desde un plano literario, me gustaría saber tu opinión sobre las propuestas canónicas actuales. ¿Son legítimas, o estamos ante un falso centro del cual debemos desplazarnos?

-Te digo la verdad, no sé exactamente cuáles son las propuestas canónicas actuales.  Porque el canon para mí siempre estuvo relacionado con la Academia, con la institución, y me da la sensación de que ahora se corrió de allí.
Pienso que la Universidad va perdiendo su “centralidad” y va ganando cada vez más poder la gran fuerza empobrecedora que llamamos “Mercado”. Y esto me resulta alarmante, porque sabemos que la cantidad de lectores no garantiza calidad en la lectura y responder a estas exigencias puede hacer peligrar la singularidad de lo que escribimos; está claro que es más fácil y seguro repetir fórmulas.
Pero además, estamos hablando de un circuito muy pequeño, muy local, de difusión y distribución. ¿De qué centro estamos hablando si nuestro país es totalmente lateral? Por eso sí, para mí se trata de un “falso centro” como vos decís, de un centro vacío.
Yo prefiero desactivar en mí la idea de “centro”, y explotar las lateralidades. Pienso que es el modo de mantenerme libre en la escritura. Ya iré viendo formas de lidiar con el monstruo del “Mercado” sin ser aplastada.

http://www.losandes.com.ar/article/viaje-a-un-nuevo-realismo-de-la-conciencia

lunes, 1 de septiembre de 2014

Nuevo Grupo! Taller de Escritura y Lectura - VIERNES 16hs. Palermo

A partir del Viernes 12  de Septiembre abro un Taller de lectura y escritura los viernes de 16 a 18hs. Serán en total 8 reuniones  
Leeremos textos de autores consagrados para analizar estructuras  y detectar el uso de estrategias y herramientas.
Produciremos textos a partir de consignas específicamente pensadas para ejercitar distintas técnicas narrativas.
Ejercitaremos: Diálogos, personajes, descripciones, narrador, tensión, trama, ritmos.
Veremos textos de: Salinger, O’Connor, Kafka, Lispector,  Ocampo, Balzac, Hemingway, Duras, Yourcenar,Lessing,Guerra, Araujo, Melville, Somers, Mansfield, Le Clezio,Kawabata, Tolstoi, entre otros.
Zona: Palermo
Con inscripción previa – Cupos limitados